Nulla vehicula fermentum nulla, a lobortis nisl vestibulum vel. Phasellus eget velit at.

Call us:
1-800-123-4567

Send an email:
monica.wayne@example.com

Hipnosis León

1 mes ago · · 0 comments

Hipnosis León

Los beneficios de la hipnosis para la salud mental del paciente son evidentes, pero ¿en qué consiste exactamente esta técnica ancestral? ¿Deberías probarla?. Te lo contamos en este artículo.

 

¿Recuerdas aquel espectáculo al que acudiste o vistes por televisión, en el que el mago llamaba a un miembro del público para que subiera al escenario, lo sentaba, hacía girar un reloj de bolsillo durante 30 segundos y aplaudía asombrado mientras la persona empezaba a cacarear como una gallina? Fue un gran espectáculo – ¿cómo lo hizo? – pero  seguro que te hizo desconfiar un poco de esa cosa llamada hipnosis.

Por si sirve de algo, la hipnosis real -también llamada hipnoterapia y utilizada por psicólogos y psicoterapeutas funciona de forma un poco diferente a la actuación del mago  que vistes en ese espectáculo en directo o en la televisión.

“La hipnosis es una forma de atención muy concentrada, como cuando te quedas tan atrapado en una buena película que entras en un mundo imaginario: te conviertes en parte de la historia en lugar de ser parte del público”, explica el doctor David Spiegel, profesor de psiquiatría y director médico del Centro de Medicina Integral de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en California.

“En este estado, puedes aprender a controlar tu respuesta física a factores estresantes, lo que te permite abordar incluso los problemas más difíciles de manera menos angustiosa”.

La imagen caricaturesca de la hipnosis, en la que uno se desmaya y se convierte en un lienzo en blanco para que el hipnotizador haga lo que quiera con él (caminar raro, hablar raro, revelar profundos y oscuros secretos familiares), es, de hecho, lo contrario de lo que supone la práctica de la hipnoterapia.

En el mundo de la salud mental, “probablemente no haya nada tan auto potente como la hipnosis“, dice el doctor Eric Willmarth, presidente de la Sociedad de Hipnosis Psicológica de la Asociación Americana de Psicología y psicólogo de Grand Rapids, Michigan. Se trata de autorregulación y de ayudar a las personas a aprender a manejar su propia fisiología”.

Así que no te dejes engañar por el popular guion de Hollywood. La hipnosis es menos dramática y más útil de lo que la mayoría de la gente cree. Conoce más sobre cómo funciona la hipnoterapia y cómo puede mejorar tu vida.

¿Qué es la hipnosis?

Las primeras modalidades de esta práctica se originaron en el siglo XVIII, cuando el médico alemán Franz Anton Mesmer (de quien procede la palabra “hipnotizador”) empezó a buscar una alternativa a las sangrías (yikes) para tratar enfermedades. Aunque ahora se sabe que gran parte de su pensamiento sobre el funcionamiento de la hipnosis es incorrecto, sigue siendo reconocido como uno de los primeros usos de la técnica mente-cuerpo.

Hasta la llegada de la anestesia química en la década de 1840, la hipnosis se utilizaba para moderar el dolor quirúrgico y del parto.

Pero en los albores del siglo XX, gracias en parte a la caracterización errónea en la literatura popular como una práctica desviada, la hipnosis cayó en desgracia.

Su resurgimiento como herramienta legítima para la atención sanitaria mental y física en los últimos años coincide con una mejor comprensión de cómo utilizar la hipnosis junto con otros tratamientos para mejorar el bienestar de las personas. “La hipnosis es un estado alterado de conciencia”, dice Willmarth. “No es una terapia en sí misma, pero es una potente técnica complementaria que toma cualquier otra técnica terapéutica y la mejora.

Si tomas la terapia conductual sin hipnosis y la comparas con la terapia con hipnosis, verás que el paciente tiene mejores resultados cuando se incluye la hipnosis.”

Funciona Realmente ¿La hipnosis?

¿Todavía no estás convencido? Tampoco algunos científicos. “Los escépticos describen la hipnosis de una de estas tres maneras: control mental peligroso, farsa ineficaz o placebo”, escribió el Dr. Spiegel en su informe sobre el papel de la hipnosis en la medicina moderna, publicado el mes pasado en el Journal of American Medicine. “A menudo se considera una pérdida de control y, por tanto, peligrosa, cuando en realidad es un poderoso medio para enseñar a los pacientes a controlar la mente y el cuerpo”.

¿Cómo se demuestra que la hipnosis funciona?

Para averiguarlo, un grupo de investigadores de Stanford pidió a 57 participantes en un estudio que se sometieran a hipnosis mientras estaban tumbados en una máquina de resonancia magnética para que les escanearan el cerebro. Bajo hipnosis, el cerebro mostró cambios importantes en las partes responsables de la claridad mental, la regulación del dolor y la autorreflexión.

Estos cambios “pueden ayudar a romper viejos hábitos de pensamiento y acciones y a abrirse a nuevos enfoques de los problemas”, explica el Dr. Siegel.

Pero, aunque el estudio confirmó que las personas sometidas a hipnosis experimentan cambios cerebrales mensurables, esto solo es cierto si la persona es hipnotizada con éxito, y resulta que menos del 10 por ciento de la población se considera “altamente hipnotizable”, lo que significa que entra fácilmente en un estado hipnótico.

Aun así, las investigaciones sugieren que alrededor del 75 por ciento de las personas pueden experimentar algún tipo de beneficio de la hipnoterapia. En cuanto a una de cada cuatro personas que parecen impermeables a los poderes de la práctica, en términos técnicos, sus cerebros carecen de la capacidad de realizar las conexiones de una región a otra que se requieren para un efecto hipnótico. En el lenguaje cotidiano, tienen problemas para entrar en el espacio mental adecuado.

Sin embargo, es bueno saber que incluso si la hipnosis no funciona en el primer intento, puede tener éxito en el segundo o en el tercero. “Pero puede significar que hay otros problemas que querrás trabajar con tu terapeuta primero, para averiguar por qué te resistes a la hipnosis”, dice Willmarth.

Beneficios de la hipnosis: ¿Para qué se puede utilizar?

Hipnosis para perder peso

Durante las fiestas, los amantes de la comida para adelgazar de todo el mundo tienen una fantasía: se tumban en un sofá, un hipnotizador agita una varita… y lo siguiente que saben es que se despiertan y no tienen ningún deseo de comer compulsivamente todo tipo de comida.

 

En realidad, la hipnosis parece ser una herramienta bastante exitosa para la pérdida de peso, pero no hay una tonelada de evidencia científica al respecto. En un pequeño estudio, 11 personas obesas que luchaban por perder peso se sometieron a hipnosis además de a modificaciones en la dieta, y fueron capaces de perder peso y mantenerlo. Y en otro experimento, científicos italianos utilizaron la hipnosis en 60 mujeres con sobrepeso y descubrieron que el peso, el índice de masa corporal y los hábitos alimentarios en general mejoraron significativamente.

 

Pero no hay estudios a gran escala que confirmen que la hipnoterapia es una estrategia viable para perder peso, en parte porque la técnica funciona de forma diferente en cada persona, y en parte porque puede que a las compañías farmacéuticas, que suelen pagar la factura de estos estudios, no les interese descubrir una opción no farmacéutica para perder peso.

Hipnosis para combatir la ansiedad y el estrés.

Casi uno de cada cinco españoles, es decir, 4 millones de adultos, padecen problemas de ansiedad (es el problema de salud mental más común en España). Tu ansiedad puede ser leve (las preocupaciones laborales no le dejan dormir) y es capaz de afrontarla meditando, o puede ser incapacitante (el miedo le impide salir de casa) y utilizas medicación para ayudar a sobrellevarla.

 

En cualquier caso, si te preocupas mucho, podrías ser un candidato ideal para la hipnosis.

“Las personas muy ansiosas ya utilizan su imaginación para proyectarse en el futuro de forma negativa”, dice Willmarth. “Eso les convierte en buenos candidatos para la hipnoterapia, donde una parte clave es pedir a la gente que imagine el futuro, pero de una forma más positiva, con más confianza y menos preocupación”.

 

El estrés y la ansiedad van de la mano, así que quizá no sorprenda que las investigaciones también demuestren que la hipnoterapia es beneficiosa para reducir los niveles de estrés. Científicos de la Universidad de Baylor, en Texas, descubrieron que una hora de hipnoterapia, una vez a la semana durante ocho semanas, reducía los niveles de estrés de las personas en un 40 por ciento, mientras que una revisión de nueve estudios distintos en BMC Complementary and Alternative Medicine descubrió que la hipnosis era una estrategia eficaz para controlar el estrés.

Hipnosis dirigida al intestino para el SII

¿Tienes el síndrome del intestino irritable? Entonces lo sabes todo sobre las incómodas y urgentes visitas al baño en los momentos más inoportunos. Probablemente has explorado los alimentos bajos en FODMAP y los probióticos, y sabes más sobre cómo mejorar la salud intestinal de lo que jamás pensastes.

 

Si nada de eso te ha aliviado, esto podría hacerlo: Un estudio seminal de 2003 descubrió que el 71% de las personas con síndrome del intestino irritable (SII) experimentaron una mejora en su condición después de 12 semanas de hipnoterapia una vez a la semana y un impresionante 81% mantuvo esa mejora durante al menos seis años. Desde entonces, numerosos estudios han repetido estos resultados, lo que convierte al SII en una de las afecciones mejor estudiadas para el éxito del tratamiento con hipnosis.

Hipnosis para la depresión

Si la hipnosis tiene éxito en ayudar a las personas a superar sus problemas de estrés y ansiedad, tal vez no sea difícil ver cómo podría beneficiar también a las personas con depresión. Y de hecho, un amplio análisis realizado por investigadores de la Universidad de Hartford sobre 10 estudios existentes y 13 ensayos clínicos relacionados con la depresión y la hipnosis, descubrió que las personas con depresión que se sometieron a sesiones de hipnoterapia experimentaron una mayor mejora de sus síntomas en comparación con el 76 por ciento de las personas deprimidas que no recibieron hipnosis.

 

En otro estudio, los científicos determinaron que los pacientes que fueron tratados con hipnoterapia además de la terapia cognitivo-conductual (TCC) tuvieron una mejora del 6 por ciento en los síntomas de la depresión respecto a los que sólo recibieron TCC.

 

La hipnosis es uno de los diversos enfoques mente-cuerpo, como la atención plena y la meditación, que se utilizan para aliviar diversos tipos de depresión. Pero aunque el objetivo final es el mismo (mejorar el estado de ánimo), la hipnosis y la meditación lo hacen de forma diferente. “En la meditación, se trabaja para abrir la mente y no pensar en nada”, explica Willmarth. “Mientras que en la hipnosis se trata de crear una lente muy enfocada que te permita pensar intensamente en las cosas”.

Hipnosis para dejar de fumar o beber

No, ser hipnotizado no va a hacer que dejes de desear los cigarrillos electrónicos o que dejes de fumar de golpe. (Lo siento.) “Un hipnotizador no puede controlarte ni obligarte a hacer algo, no funciona así”, dice Willmarth. Pero si has estado intentando dejar de fumar, la hipnoterapia puede hacerlo mucho más fácil”. Fumar es a menudo una estrategia de afrontamiento inadaptada para lidiar con el estrés, y la hipnosis puede dar a la gente otras herramientas para afrontarlo.”

 

El uso de la hipnosis para dejar de fumar o vaporizar también tiene otros beneficios. Para empezar, replantea el comportamiento como una decisión que uno toma, y te ayuda a buscar opciones que sean mejores para tu salud. ¿Te parece difícil? “Con la hipnosis, aprendes a centrarte en proteger tu cuerpo como si fuera un niño que depende de ti para su salud y seguridad”, dice el Dr. Siegel.

Durante una sesión de hipnoterapia, el terapeuta te sugerirá formas positivas de mejorar la salud de tu cuerpo (dar paseos por el parque, comer frutas frescas), en lugar de centrarse en lo negativo (fumar daña los pulmones, masticar tabaco puede provocar cáncer). “Hemos comprobado que, utilizando la hipnosis, aproximadamente una cuarta parte de las personas que lo intentan pueden dejar de fumar de forma permanente”, dice el Dr. Siegel.

 

Un principio similar, el de enseñar a la gente a tratar mejor su cuerpo mediante la hipnosis, se aplica también a la adicción al alcohol. Las pruebas de su eficacia como herramienta para dejar de beber son menos sólidas, y sugieren que la hipnoterapia puede ser más eficaz para tratar los motivos de la bebida (ansiedad o depresión) que la propia bebida.

Hipnosis para ayudarte a dormir

Olvídate de las varitas mágicas y de los cronómetros: la hipnosis no te hará dormir. Pero podría ayudarte  (y al 40% de los adultos españoles que tienen problemas de sueño) a conseguirlo más fácilmente por su cuenta. Un análisis de 24 estudios sobre la hipnosis y el sueño, publicado en el Journal of Clinical Sleep Medicine, reveló que el 58% de los experimentos revelaron que la hipnosis mejoraba significativamente la capacidad de las personas para conciliar el sueño, y otro 12,5% mostró algún beneficio.

 

Por otra parte, un laboratorio del sueño de la Universidad de Zúrich (Suiza) descubrió que el sueño de ondas lentas -un componente crítico del sueño responsable de la restauración del cuerpo y la plasticidad del cerebro- aumentó en un 81% en las personas que recibieron hipnosis antes de dormir.

 

Si dormir toda la noche es un reto para ti, prueba a descargarte una aplicación de autohipnosis para escucharla antes de acostarte. Junto con otras actividades mente-cuerpo como la acupresión, la meditación y el yoga, podría ser la respuesta a tus plegarias para dormir.

Hipnoterapia para el trauma o el dolor

Dado que la hipnosis comenzó como un remedio para el dolor en el siglo XVIII, es lógico que el dolor sea una de las áreas más estudiadas y comprendidas de la hipnosis, con nuevas investigaciones que demuestran que la hipnoterapia puede ayudar a aliviar todo, desde las migrañas hasta las molestias postoperatorias. Otras investigaciones demuestran que es muy eficaz para tratar el dolor crónico, como los dolores de espalda y la artritis.

 

La razón principal por la que la hipnoterapia tiene tanto éxito en el tratamiento del dolor se reduce a la mente, cree Willmarth. “El dolor es una percepción”, dice. “Así que si se puede enseñar a la gente a alterar su percepción, pueden aprender a cambiar su forma de experimentar el dolor”.

 

El verdadero poder de la hipnoterapia, dice Willmarth, es dar a la gente las habilidades para que puedan utilizarla por sí mismos. “Lo comparo con el aprendizaje de un instrumento musical: Puedo enseñarte las notas, pero la única persona que puede hacer que la música suceda eres tú”, dice. “Y eso da poder”.

Categorías: Hipnosis